FOMO: la fiebre millennial

Por Natalia Gómez @nataliniani

No es nada tan temido como el Ébola que tuvo un auge en 2014. Mucho menos tan alarmante como la influenza que desconcertó a nuestro país en 2008 (y todos con cubre bocas). Esta enfermedad es nueva, es poderosa, se esparce como la plaga y aún no se sabe cómo vencerla. Esta, es la fiebre FOMO.

Aunque las soluciones todavía no se encuentran, se ha demostrado que hay ciertos estímulos que la debilitan:

  • Likes continuos a lo largo del día.
  • Fotos que se vuelven virales.
  • Comentarios que denotan envidia o aspiración.
  • Aumento de seguidores.
  • Notificaciones constantes en múltiples redes sociales.

¿Estás contagiado?

Probablemente sí. Como todos.

El concepto FOMO viene de su definición en inglés Fear of missing out. ¿Alguna vez te sientes excluido o inconforme con la vida que llevas por todo lo que ves en redes sociales? Nos preguntamos cómo todos nuestros conocidos tienen fiestas increíbles cada fin de semana, desayunan hot cakes con fruta fresca todas las mañanas, tienen los perros más listos, los amigos más guapos, los cuerpos más esculturales y los viajes más extraordinarios (y frecuentes).

Peor el asunto si te metes al Instagram de nuestro querido Juan Pablo y te das cuenta que el #JimnessWorldTour está con todo. NY, Berlín, Milán, Paris, México, eventos, Vuitton y miles de cosas que un Godinez común y corriente jamás podría tener. ¿Cómo le hace? A ver, no es envidia de ningún tipo pero a quién no le gustaría tener un trabajo en el que viajes por todos lados y que uno de los pilares sea vestirte con la ropa más cool del mundo. Anyone?

Lo alarmante de este trastorno es que nos produce una ansiedad real, por muy inventado que suene.

A pesar de que todo lo que vemos durante el scroll mañanero de Instagram es (muy probablemente) producto de una ilusión construida, nos afecta. Es una producción exagerada para lograr que una foto salga “natural”, aspiracional y 1000% envidiable.

Hoy ya no nos concentramos en vivir momentos sino en que los que compartimos sean generadores de rabia, estrés, envidia y misterio. Porque lo que queremos lograr es que cada persona que le da un double tap a nuestra foto se pregunte: ¿cómo puede costearse viajar tanto? ¿Cómo se mantiene tan flaca? ¿Cómo viste siempre tan bien? Quiero su vida.

No sé cuando se volvió tan importante pero lo cierto es que ya nos concentramos más en una cuenta con fotos impecables que en disfrutar momentos increíbles.

Hay reglas de oro muy estúpidas que todos seguimos:

 

  • Si sales de fiesta, snapchatea todo.
  • Antes de comer, haz una toma cenital de los platillos.
  • Cuando viajes, no olvides subir fotos con location.
  • Tu descripción debe ser una cita famosa, misteriosa y original. No importa de qué sea la foto.
  • Pon hashtags para ganar likes pero bórralos después porque qué oso que sepan que eres tan needy.
  • Taggea a tus amigos con cuentas de Instagram increíbles y muchos seguidores.

 

Esta fiebre, es una moneda de dos caras iguales. Nunca podrías ganarle un volado. Sabemos cómo provocarla pero no sabemos cómo evitarla. Nos encantan nuestras fotos producidas pero al ver una publicación similar en otra cuenta nos nace justo lo que queremos lograr en los demás, ¿me explico? Es inaudito e inexplicable pero hasta el más famoso de Instagram seguro se hace las mismas preguntas y sentimos que nuestra vida es mediocre comparada con la de @IGFamous.

¿Por qué creen que hay cuentas de Instagram en Ebay que se cotizan por miles de pesos?

Somos seres visuales y nos enriquecemos con experiencias. Crecemos cuando viajamos, vivimos a través de imágenes y nunca nos conformamos por completo, he ahí los pilares sobre los que está construido el FOMO.

Intenta no tomar ni una foto durante una noche de fiesta. Borra Facebook de tus Apps. No mandes ni un snapchat. Acuéstate a dormir sin mirar Instagram antes (bueno, solo pasa a Jimness y dale like a su última foto #SorryNotSorry). Inténtalo un solo día.

No está mal desear fotografías lindas y tener un talento innato para lograr cuentas espectaculares (hay muchas). Lo que debemos tratar de erradicar es la ansiedad cuando comparamos nuestra vida con la de los demás y sentimos que no estamos viviendo al máximo. Las redes son un espejismo en un desierto abrumador, está hecho para engañarte y si te dejas llevar te va a consumir.

Loading Facebook Comments ...